martes, 19 de noviembre de 2013

Danzas tradicionales de Taiwán en auge

1980 vio emerger el movimiento aborigen taiwanés. En 1991, se creó la compañía de "bailarines Yuan" en respuesta a la demanda por parte de los aborígenes de poder interpretar sus propias danzas.

Antes, la música y bailes eran realizados por bailarines no aborígenes que no eran capaces de capturar su verdadera esencia.

Faiwad Fagod, fundador y director artístico de la compañía de bailarines Yuan manifestó "La mayoría de los bailarines utilizan la posición de los pies que aprendieron para las danzas aborígenes, por ejemplo con los dedos hacia afuera, pero para los aborígenes, ¡esta no es la manera correcta de bailar!"

Además las conocidas como "troupes de danzas aborigen" se pensaron originalmente para los turistas: utilizaban música electrónica cambiando los estilos de danza y mezclando música de diferentes tribus sin ton ni son. Esto llevó a que, entre los aborígenes, algunos comenzaran a plantearse la necesidad de redescubrir la verdadera esencia de las danzas locales "usando un sonido aborigen puro, con el baile y el ritmo real".

Los bailarines Yuan pidieron a los sabios de las tribus que enseñaran a los jóvenes a bailar las danzas originales. Pero resulta muy difícil cuando estás lejos de casa hacer entender a la gente la esencia de este arte. Por este motivo los sabios cambiaron su modo de enseñar, llevando a los estudiantes a la tribu para que experimenten la realidad diaria de los aborígenes.

La parte más importante de la danza aborigen es sentir la vitalidad y la energía de "lo salvaje". Faidaw Fagod comentaba "los bailarines Yuan tienen una práctica de danza diferente a la de otros bailarines profesionales. De hecho, no existe un sistema especializado de enseñanza. Lo que apreciamos es que los bailarines aprendan y entiendan la danza repitiendo los cánticos y movimientos como el de "golpeteo con los pies". Es sólo mediante la práctica que se puede alcanzar el modo correcto de bailar".

La repetición y práctica también permiten familiarizarse con los patrones de danza y los distintos movimientos. Cuando sostienen las manos del otro, los bailarines pueden sentir la respiración y las emociones de los demás, haciendo que se desarrolle un entendimiento tácito que emerge armónicamente.

A Faidaw Fagod no le gusta tomarse a sí mismo muy en serio, dice ser el "ancestro" de la compañía tras 19 años de danza: "Desde la fundación del grupo hasta hoy, he participado en muchos espectáculos pero nunca me he llegado a cansar ya que la gente con la que bailo siempre aporta sensaciones distintas. Cuando bailo, me gusta percibir el estado de ánimo de la persona que está a mi lado y saber qué piensa. ¿Se siente cómoda, algo le preocupa? Puedo saber todas estas cosas mientras bailo"

La danza es sobre todo movimiento y sensaciones, por eso los bailarines Yuan le dan la bienvenida a todos los aborígenes sin discriminación de edad o sexo; esta es la razón por la que tienen bailarines entre 10 y 48 años. Faidaw también afirma que para la supervivencia de la compañía, los bailarines colaboran con otros artistas para preparar escenarios, dirigir o entrenarse de un modo más especializado. De hecho este entrenamiento especial incluye 3 o 4 horas de caligrafía para desarrollar la paciencia y la concentración.

A medida que los bailarines Yuan amplían su colaboración con coreógrafos y directores de escena de todos los orígenes, inclusive no aborígenes, ¿es posible que puedan perder su espíritu de grupo y cohesión? Faidaw Fagod es muy optimista y dice que "No, no creemos que eso suceda ya que los aborígenes seguirán repitiendo y reproduciendo sus ritos locales. Deseamos ofrecer incluso más cosas nuevas, y más allá de los cambios que tengan que venir, mantendremos vivo el espíritu de los pueblos aborígenes ".

Fuente: Erenlai