miércoles, 15 de diciembre de 2010

Revitalizando el dialecto de Shanghái

Hubo una época en la que el dialecto de Shanghái era ampliamente utilizado en la región y reconocido por su riqueza expresiva y su argot. Ahora, sin embargo, incluso la tradicional ópera local "Huju" tiene problemas para encontrar personas que puedan hablar un shanghaihua (dialecto de Shanghái) real y coherente.

Según reporta Liang Yiwen, la ciudad está apostando por la recuperación de este dialecto y lo hace con medidas concretas como grabando a nativos que hablando un shanghainés puro.

Este material se utilizará para investigar, preservar y promocionar este bien intangible.

El reclutamiento está siendo llevado a cabo por el Comité de Trabajo para la Lengua en Shanghái. Se espera que termine a principios de 2011.

El objetivo es grabar las diferentes pronunciaciones y expresiones, esquematizar la historia del dialecto y sus cambios, además de crear un mapa donde se indiquen cómo ha ido evolucionando geográficamente.

La ciudad tiene algunos shows televisivos populares que utilizan el dialecto local como "Viejo tío" y telenovelas, además de programas de radio. Humoristas como Zhou Libo actúan preferentemente en shanghainés.

De momento no existe una campaña importante en este sentido y no hay clases de este dialecto local, siendo el mandarín obligatorio en las escuelas públicas.

El shanghaihua, así como el dialecto de Hangzhou y el de Ningbo eran hace tiempo ampliamente escuchados en la región al sur del Río Yangtze. Su particularidad es que no son entendibles para gente que habla el mandarín.

La variedad del shanghainés es tal que dependiendo el distrito sus matices son distintos, esto sucede especialmente en los suburbios donde se cree se originó. Concretamente el distrito de Songjian, se considera su cuna. Ya existen registros de este distrito en el siglo XIII, cuando era una prefectura con autoridad administrativa sobre Shanghái durante la Dinastía Yuan (1271-1368). Shanghái se convirtió en ciudad por primera vez en 1297.

Pero no todo el mundo está a favor. Mucha gente exige que se hable mandarín.

El comité de selección ha establecido distintos criterios que deberán cumplir los candidatos, entre ellos está el de haber nacido en Shanghái y haber vivido allí como mínimo hasta los 12 años. Se prefiere tener completada la educación media pero no la universidad, ya que se considera que alguien con estudios superiores estará más influenciado por el mandarín.

Antes de la fundación de la República Popular China en 1949, al existir muchas lenguas y dialectos la comunicación era complicada. Se impuso entonces el mandarín como lengua oficial de enseñanza obligatoria en las escuelas y en las emisiones de radio y TV.

Debido a la promoción incesante del mandarin a nivel nacional y a la inmigración de personas del resto de China, el shanghainés está quedando cada vez más relegado.

Según el reporte de la UNESCO del año 2009, más de 100 lenguas habladas por 56 nacionalidades y grupos étnicos están en peligro de extinción. Si bien el shanghaihua no llega a este punto, sí cumple los criterios para ser considerado "lengua vulnerable".

Un indicado del peligro de extinción es la penetración de su uso entre las generaciones más jóvenes.

Entre las actividades orientadas a conseguir una revitalización del dialecto están la realización de clases optativas en escuelas locales, más programas de radio y TV, así como festivales y promociones. Según analistas entrevistados: "Lo que se preserva no son sólo las lenguas, sino el conocimiento y la cultura que hay detrás".

Pero no todo el mundo está a favor. Muchas personas, sobre todo inmigrantes de otras ciudades, se quejan de no poder entender el dialecto local y demandan que se hable en mandarín.

A principios de junio se registraron protestas en Guangdong pidiendo a las autoridades que no impulsaran la creación de más canales en mandarín, sino en cantonés, por lo que vemos que la tendencia proteccionista alcanza muchos puntos de China.


A continuación podemos ver un vídeo con frases en argot de Shanghái.

0 comentarios:

Publicar un comentario