lunes, 30 de agosto de 2010

Trabajar de plañidera en China

Lloronas profesionales en Chongqing y Chengdu

A principios de Julio de 2010, The Beijign News presentó la historia de algunas plañideras profesionales, actores y actrices que cobran por rendir homenaje y hacer oír sus lamentos ante el difunto mediante canciones angustiosas.

Teléfono móvil (手机), un drama televisado a principios de este año, presentaba a Lu Zhixin, quien trabajaba como llorona.

Aprovechando la curiosidad despertada por el programa, distintos periódicos de Chongqing y Chengdu salieron a la búsqueda de profesionales en este campo.

Las tristezas y alegrías de una llorona profesional

Uno puede hacer una buena cantidad de dinero llorando para otros. La profesión ha llamado la atención del público recientemente gracias al personaje de Lu Zhixin, una llorona profesional, en la popular serie de televisión Teléfono Móvil.

Las lloronas son en realidad parte de una antigua profesión que hoy día mantiene un perfil bajo debido a sus singulares características. En Chongqing y Chengdu, las plañideras y sus grupos especiales, a lo largo de la última década se han convertido en profesionales dentro de un sector competitivo.

Hay estudios que indican que quienes se dedican a esta profesión son en su mayoría trabajadores que se han quedado sin empleo.

 Hu Xinglian tiene 52 años, su trabajo es el de llorona profesional.

plañidera en chinaLa tradición funeraria de los lamentos estructurados es muy antigua. Textos del pasado muestran que estos profesionales comenzaron a prestar sus servicios durante tiempos de la dinastía Han, convirtiéndose en algo común durante las dinastías del norte y del sur. Durante la Revolución Cultural, este oficio fue considerado como un veneno feudal y silenciado. Con la reforma volvió a surgir en determinadas áreas.

Para Hu, su profesión es la de actriz, y sólo una buena representación merece ser reconocida. Además de la plañidera principal existe una banda que la acompaña. Esta banda suele actuar en bodas y funerales, constan de entre 4 y 10 miembros, llegando a incluirse teclados, batería, trompeta y saxofón.

En Chongqing, el rito de llanto funerario se llama "cantar el banban" (唱板板; banban es el nombre coloquial para los funerales a puertas abiertas en Chongqing) Según estima Hu, en la ciudad hay erca de 2000 bandas dedicadas a lo mismo, todas con su llorona.

La actuación

Durante el homenaje, a veces grita "papá" o "mamá" para crear una atmósfera de melancolía en la familia.

Durante la mañana del 7 de Julio de 2010, se desarrolla un funeral en el pequeño poblado de Baiyun, distrito de Jiangbei, Chongqing. A las 19, Hu y su banda llegan al funeral.

Antes de que dé comienzo la ceremonia, le pregunta a la familia la situación, se maquilla y se pone sus vestiduras blancas (color del luto en China). A las 19:30, Hu llama a la familia al salón donde se encuentra el cadáver y comienza a leer el homenaje. La fórmula habitual es contar lo trabajador y querido que era el difunto, además de señalar cuánto amaba a sus hijos.

El homenaje requiere un tono apenado, con una cadencia rítmica. Tras gritar "mamá" o "papá", Hu comienza a llorar y se arrodilla ante el ataúd.

Tras el homenaje viene el llanto, una canción interpretada con la voz quebrada y acompañada de música funeraria. Se busca crear una atmósfera que permita a la familia expulsar su tristeza mediante las lágrimas.
Hu afirma que en el campo, se dedica más tiempo al llanto. En grabaciones de vídeo, puede ser vista sollozando con los ojos cubiertos, a veces arrastrándose varios metros por el suelo hacia el ataúd mientras llora desconsolada. Esto nunca falla a la hora de conmover a la familia.

Tras el llanto, la segunda parte de la actuación funeraria comienza. Hu afirma que el comienzo es triste pero la segunda parte acaba de manera feliz. Una vez que la tristeza se ha purgado con lágrimas, entonces la familia puede temporalmente olvidar la pena mediante canciones.

Ingresos

Cuando la interpretación acaba, la banda recibe propinas.

La tarifa suele ser entre 200 y 800 Yuanes por actuación, a dividir entre los miembros del grupo.

Trabajar en chinaHu explica que la industria de la muerte ha crecido, hay tiendas que venden productos relacionados con los funerales, transformándose en intermediarios entre la familia y a las bandas. La mayor parte de las actuaciones llegan a través de estas agencias.

Además de la tarifa oficial, en Chengdu la llorona suele recibir sobres rojos con dinero por parte de la familia. En Chongqing recibe un ramo de flores dentro del cual hay también dinero.

Zhu Yili, quien elaboró un documental sobre las plañideras profesionales, explica que la mayoría de quienes ofician esta actividad ganan alrededor de 700 u 800 yuanes al mes.

Tras finalizar el funeral, la banda toca canciones a pedido del público, se cambian la ropa por otra con motivos florales. Cada canción cuesta 20 yuanes, para muchos grupos, esta sección es la que hace viable económicamente la actuación.

Hu Jinliang explica que la actuación es agotadora tanto física como mentalmente. "Cuando actúo" dice, "mis manos y pies tiemblan, mi corazón duele, y mis ojos se nublan. Para una llorona, sollozar cubriéndose la cara y arrodillarse son técnicas que aumentan el efecto de la actuación".

Muchas lloronas se rehúsan a cantar "llorando por Papá" (哭爹), incluso si la familia ofrece 1000 yuanes, porque la canción se interpreta asumiendo que el difunto es su propio padre. Hu afirma que ella no es supersticiosa y la canta.

Según esta profesional, debido a la transición entre secciones de gran intensidad, las lloronas pueden cometer errores. Por ejemplo, si la letra de la canción "La pareja puede entrar al salón funerario" se interpretara por error en una boda, seguramente no se cobraría el caché del grupo y se arriesgarían a recibir una paliza.

Fuentes:• The Beijing News (Chinese): The Joys and Sorrows of a Professional Wailer, Part I, Part II• West China Metropolis Daily via Sina (Chinese): Female Lu Zhixin in Chengdu: wailing brings "filial results"• City Life (渝州服务导报) via QQ (Chinese): Chongqing's "Lu Zhixin": the secrets of local professional wailers

El artículo en el Beijing News agrupa muchas de las historias de estos individuos presentando una visión global sobre el gremio de los actores profesionales de funerales.


0 comentarios:

Publicar un comentario